17
May
10

DESMANTELAR EL RÉGIMEN


En esta España regida por el principio de escasez, todo está prohibido excepto lo poco que está permitido. El modelo social del Estado es fiel réplica del franquismo paternalista; y la sociedad producto de ello espera siempre que sea el poder el que le resuelva los problemas (igual que los menores lo esperan de sus progenitores). El mundo de los negocios están copado por las grandes corporaciones que siguen la filosofía del pelotazo, fruto del soborno a altos cargos y de la inepcia política. Todo proceso decisorio es vertical, de arriba abajo, mediante una férrea estructura de mando y control policial. Los distintos niveles
de poder: europeo, estatal, autonómico, local, no significan más democracia, sino sólo más costo en cargos que maman de la teta estatal. El sistema no es mas que una gran cofradía de comisionistas, empezando por el Jefe del Estado y sus millonarias mordidas, hasta el último funcionario local, que medra a base de pequeños sobornos o —como mínimo grado de corrupción— no dando ni golpe en su puesto de trabajo. Todo ello costeado por nuestros bolsillos hasta ahora. Pero es que ya se nos han quedado vacíos, no queda más dinero que malversar ni que robarnos.

En la España de la escasez, lo fundamentalmente escaso es el dinero líquido, la financiación. No fluye de los bancos a las empresas, éstas se bloquean aunque sean rentables y no pagan a sus trabajadores(1). Y la verdadera crisis económica y política no ha hecho más que empezar. En una España así, el Estado, en su afán de sostenerse en el medro, trata de paliar la crisis suplantando a la iniciativa privada y se endeuda más y más. Al principio lo hacía para impedir que se paralizara la economía, reflotando bancos o subvencionando obras a veces absurdas, rehaciendo proyectos recién terminados o abriendo zanjas para volver a cerrarlas; y un euro en deuda se convertía en bastante menos de un euro en actividad, en PIB; pero después, la deuda emitida ha sido (está siendo) sólo para compensar la falta de recaudación impositiva, para cubrir sueldos funcionariales y brevas políticas. Eso significa que cada euro de deuda se transforma en humo, desaparece, se volatiliza ante nuestros contribuyentes ojos.

Como síntoma de nuestra imparable decadencia como estado, el valor inmobiliario de España se ha reducido a la mitad, porque el Estado español entero vale la mitad que hace dos años. El tejido industrial está destruyéndose a una tasa impensable, el paro real supera los 5,5 millones de personas, y rondará en el 30% a finales de 2011. El panorama es el siguiente:

—A mediados de 2011, la deuda pública es superior al PIB, como en tiempos de guerra. Sin embargo, una guerra no es ahora posible para solucionar el problema de sobrepoblación a la que cuesta alimentar, como en otras circunstancias. Porque ahora, en 2011, lo que sobra es gente jubilada, y no jóvenes en edad de ir a pegar tiros, que los necesitaremos para trabajar y mantener a los viejos. Y no podemos mandar a los jubilados a la guerra. Las cifras son: Pensionistas: 9.000.000. Pensión media: 11.000 euros, o sea, unos 100.000 millones de euros al año.

—Como la tendencia se incrementará en el futuro, habrá que ser pesimista. En la España que inicia la segunda década del siglo, de cada cinco españoles sólo uno produce PIB. Otro es funcionario o político o subvencionado. Otro, parado. Y los dos restantes son un jubilado y un joven dependiente de sus padres.

—Los sueldos del que hace PIB y del funcionario suman sólo los 2/3 de ese PIB. El otro tercio son consumo de energía y materias primas, beneficios y pagos de intereses de préstamos. Tras el devengo de impuestos se produce una redistribución de la renta que permite pagar el sueldo del jubilado y el subsidio del parado. Entre los cinco se han de comer el PIB que ha producido el solitario trabajador. Como eso no es posible, porque entre los cinco sólo suman dinero por un 80% del PIB, deciden, como hace tres o cuatro años, acudir a la financiación bancaria para poder consumir el otro 20%. ¡Pero si pretendieran seguir haciendo eso cada año, en cinco años los españoles deberían otro PIB entero! Por suerte o por desgracia, los bancos están cerrados a cal y canto. No hay financiación. Ese 20% del PIB se queda sin vender. Las empresas cierran aún más deprisa, porque no ingresan. El proceso es imparable. Todo lleva camino de transformarse en un gran agujero negro. ¿Y qué hace el Estado, a todo esto? Pues el Estado debe a estas alturas de 2011 casi un PIB, y su deuda crece a un 15% del PIB anual, y paga por el crédito un escándalo en los mercados internacionales. España es empujada fuera del Euro. Tras una previa y masiva fuga de capitales, retoma una NeoPeseta de valor inicial de un euro y devalúa a marchas forzadas a la mitad. El esfuerzo que representa el pago de la deuda crece inversamente proporcional a la devaluación.

—La Administración, ciega como un topo, trata de seguir por ese camino de perdición hasta que sus emisiones de deuda ya no las compra nadie —sólo durante 2010 emitirá deuda por 270.000 millones de euros para cubrir la que le vence y el brutal déficit presupuestario—. Luego de esa espiral de endeudamiento, colapsará y tendrá que pagar a sus acreedores con todas sus mejores propiedades: sus participaciones en empresas mixtas, su red de paradores, sus terrenos, sus edificios emblemáticos, etc., etc., etc., hasta cubrir la deuda entera… y si no llega con eso, a base de financiación del FMI (que significa reconocer que somos, a todos los efectos, un país verdaderamente africano), a devolver en los próximos 20 años. La España autonómica de este régimen cocotero es un cadáver que aún no se ha enterado de que está muerto y camina sin rumbo, mientras trata de conducirnos a todos hacia su misma propia fosa.

La debacle final se iniciará el próximo otoño de 2010, en que caerán varios bancos y cajas españoles, algunos de ellos verdaderamente importantes, revelando que todo el sistema financiero es frágil como el hueso fósil de un diplodocus, porque ha prestado lo que no era suyo ni nuestro, sino de los ahorradores y jubilados alemanes, a españoles semi-insolventes para que se compraran de un modo insostenible un ridículo apilamiento de ladrillos. Y porque ha generado fondos de inversión por importe de medio billón de euros de hipotecas basura.

Prepararnos para esta nueva España que viene tras la ruina absoluta en que la dejará la clase política española, para una nueva forma de convivencia que partirá desde la nada, implica organizarnos desde ahora mismo con el ánimo de ser parte de la semilla que ponga en marcha el futuro: Conforme la gente deje a un lado la pornografía y los videojuegos, y entre a Internet realmente para informarse de cómo sobrevivir.

Antes que nada, debéis poner a buen recaudo vuestro poco o mucho dinero. Sacadlo de los bancos, al menos en parte. Luego, habréis de establecer un riguroso control presupuestario, prescindiendo de toda clase de veleidades consumistas.

Ácratas, amigos: Debemos constituir ya mismo una gran red de diarios, de blogs, de cuentas personales en Facebook, en Twitter… donde cada uno de nosotros añadamos información cada día y estemos todos enlazados. Lugares en los que, por defecto, aparezcan artículos fundamentales para crear opinión social. Este diario Ácratas os enlazará a todos, independientemente de vuestra ideología política: republicanos o ácratas. Aquí no hay copyright sobre los textos. Y será una red en permanente evolución según las circunstancias lo aconsejen. Nuestro espíritu es democrático asambleario, es decir: no habrá mando ni control de nadie sobre nadie, sino cooperación de todos para un bien común. Aquí nadie es demasiado pequeño, nadie es despreciable, porque todos añadiremos valor al conjunto. Y, esto es importante, lo haremos en todos los medios y soportes: Internet, ordenadores, móviles y cualquier otro nuevo medio que parezca posible(2).

Porque, tras el crack, una nueva España, probablemente fraccionada en centrífugos pedazos, comenzará a funcionar tímidamente. Una España muy pobre en la que, para sobrevivir en medio del caos, todo estará permitido excepto aquello que se prohíba por común acuerdo de todos, con un sistema social igualitario, sin modelos de negocio establecidos, con una estructura organizativa de abajo arriba sin estructura específica de mando ni controles policiales ni de ningún otro tipo. Es un modelo inevitable, el único con futuro, que se irá imponiendo más y más conforme las viejas generaciones pasen a la reserva. ¡A medida que los cerdos vayan desapareciendo, la peste remitirá! Y creo que será así no porque sea un pobre ácrata práctico, republicano ideológico, voluntarista, sino porque la red de Internet es ya así, y crece imparable, exponencialmente, en todo el mundo.

Mantened el ánimo. El futuro no puede ser más que nuestro, pues sólo nosotros quedaremos para vivirlo.

MESS

(1) Y más de 7000 empresas que facturan más de 10 millones de euros han cerrado en lo que va de crisis.

(2) En una siguiente entrega explicaremos cómo.

Fuente: Acratas


1 Response to “DESMANTELAR EL RÉGIMEN”


  1. 1 unoklosabe
    17 mayo 2010 a las 10:47 AM

    Vuelvo a decir lo mismo,,, pinta muy mal todo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


No quieres ver la realidad en la que nos encontramos? Cobarde!, Gallina!, Capitán de la sardina!
mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

  • 283,063 visitas
Web Analytics

A %d blogueros les gusta esto: