30
May
10

Las propuestas miserables del Fondo Monetario Internacional


El Fondo Monetario Internacional tomó de nuevo las riendas hace meses y se dispone a seguir imponiendo doctrina, ahora con la excusa de que las medidas que propone son las imprescindibles para salir de la crisis y del problema de deuda que ésta ha provocado.

Los economistas del Fondo que han venido a dictar sentencia a España, como hacen en tantos otros países, son los que predican austeridad a quienes ganan unos cientos de euros mientras ellos se fijan a sí mismos sueldos multimillonarios, los que exigen recortes de gasto a los Gobiernos desde hoteles de cinco estrellas y limusinas que pagamos los contribuyentes. Los que se declaran políticamente neutrales pero tratan con favor a los dictadores y alteran sin rubor las decisiones democráticas que toman los poderes representativos.

El Fondo es la institución que reclama buen gobierno a los Estados pero que actúa con una opacidad absoluta y sin control alguno, la que dice defender la libertad pero tiene internamente un funcionamiento completamente antidemocrático. La que reclama rigor y acierto a los gobiernos pero que nunca ha realizado una autocrítica efectiva ni evaluado seriamente sus múltiples y fatales equivocaciones.

El Fondo Monetario que ahora dice a España lo que tiene que hacer es una institución doctrinaria que aplica siempre un mismo credo sea cual sea la circunstancia o el país que analiza: recorte de gastos públicos, privatizaciones, liberalización de servicios, desregulación financiera, libertad de movimiento para los capitales, apertura de puertas al capital extranjero… siempre lo mismo, siempre el viejo credo liberal, sea cual sea la gravedad de los problemas que origina su aplicación.

Pero el problema más grave del Fondo no es ni siquiera que sea doctrinaria sino que es una institución incompetente. Sus economistas fallan constantemente y de forma estrepitosa. Sus prejuicios ideológicos no les permiten contemplar y analizar correctamente la realidad, se equivocan en los diagnósticos, no saben hacer predicciones adecuadas y, lógicamente, nunca logran los objetivos que se proponen cuando actúan (salvo, eso sí, el de dar vía libre a los poderosos).

Podrían traerse a colación docenas de ejemplos de errores y fallos garrafales en sus informes y de previsiones completamente equivocadas, más propias de aficionados que de auténticos profesionales.

Valga como una simple muestra el despiste colosal que manifestaron los economistas del FMI sobre la situación de la economía mundial en abril de 2007, cuando ya otros muchos, más inteligentes y mejor preparados, o simplemente más honestos, habían advertido lo que estaba pasando. Decía entonces el Fondo en “Perspectivas de la Economía Mundial” (página XII): “los riesgos para la economía mundial disminuyeron desde la edición de septiembre de 2006 (…) lo que nos parece más probable es que el vigoroso crecimiento mundial perdure (…) comparando los datos actuales con los de septiembre (2006), no hay tantas razones para preocuparse por la economía mundial (…) la economía estadounidense se mantiene firme en general”. O también el error de diagnóstico sobre lo que podría ocurrir en nuestro país cuando en marzo de 2009 decía que el déficit público español sería del 6% en 2009 y 2010, justo la mitad del efectivamente registrado.

Con semejante carencia de ojo clínico, es normal que el Fondo Monetario Internacional no consiga nunca lo que se propone, ni siquiera en términos de tasas de crecimiento y mucho menos de estabilidad macroeconómica y financiera. La evidencia empírica indiscutible es que en la época en que se vienen aplicando las políticas que recomienda el Fondo Monetario Internacional, desde los primeros años ochenta, el crecimiento de las economías (mucho más si no se considera el de China y otras naciones que no siguen sus políticas) ha sido mucho más bajo que en las etapas (o en los países) en que no se han aplicado. Y un trabajo reciente ha demostrado que ha habido más crisis cuando han predominado las políticas liberales que propugna el FMI, en los años treinta y a partir de los ochenta del siglo XX, y que hay una gran correlación entre la mayor movilidad del capital (otro de los principios políticos del Fondo) y las crisis bancarias. (Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff, Banking Crises: An EqualOpportunity Menace, National Bureau of Economic Research, Working Paper 14587, 2008).

Los poderes financieros internacionales se benefician de las políticas del Fondo no porque sean eficaces para lo que dicen buscar (crecimiento, empleo, estabilidad…) sino porque son las que les proporcionan las mejores condiciones para aumentar sus beneficios. Y eso lo pueden conseguir porque el Fondo nunca evalúa el impacto social o sobre la desigualdad y la pobreza que tienen sus políticas, como él mismo ha reconocido (IMF, Poverty and Social Impact Analysis in PRGF- Supported Programmes, Washington, 2002), porque es completamente ajeno y ciego respecto a cualquier asunto relativo al bienestar social o al cuidado del medio ambiente.

Y es esta institución de economistas bastante incompetentes la que ahora viene a España a decir qué debe hacer un Gobierno legítimo elegido por los ciudadanos para hacer frente a una crisis que ha provocado la banca internacional.

Sus tres propuestas principales son exactamente las mismas que hacen la patronal, la banca, el Banco de España y los economistas que están a su servicio.

La primera es la privatización progresiva de las cajas de ahorro.

El FMI no dice nada de la banca española, se calla para ocultar que su situación es exactamente igual que la de las cajas. No reclama transparencia, no hace ni dice nada para obligar a que la banca sea lo que debería ser: la fuente de financiación de la actividad económica. Nada propone para que las empresas y las familias vuelvan a tener el crédito que se necesita para recuperar la actividad.

La banca es quien ha quebrado y la que ha provocado la crisis y lo que el FMI propone es que como premio se les entreguen las cajas de ahorros.

Es difícil imaginar una bellaquería más grande. Con mucha palabrería pero sin destapar la situación de la banca, lo único que busca el FMI es poner las cajas de ahorros en la bandeja del capital privado para que así se recupere una banca quebrada, aprovechando el mercado que dejarían las cajas y adquiriendo sus activos, como en tantas otras ocasiones, a precio de saldo.

La segunda propuesta del Fondo es ya conocida, la reducción del gasto público. He explicado en otros textos que en una coyuntura recesiva eso sólo puede conducir a la depresión y a hundir aún más nuestra economía. Es lo que ha ocurrido en muchísimas otras ocasiones y en otros países cuando se ha actuado así.

Como acaba de señalar el Premio Nobel Joseph Stiglitz, “la austeridad lleva al desastre” (Le Monde, 22.05.2010), y ahí es donde nos quiere llevar el FMI para que los bancos y las grandes empresas ganen más dinero todavía.

La tercera propuesta es la reforma laboral “radical y urgente” en la línea que solicita la patronal y que principalmente se basa en reducir la capacidad de negociación de los trabajadores mediante la descentralización de la negociación colectiva y el establecimiento de nuevos tipos de contrato.

Decir que se puede resolver el problema del empleo flexibilizando el mercado laboral al mismo tiempo que, como acabo de señalar, se deprime la actividad debilitando la demanda efectiva es sencillamente una mentira gigante y grotesca. De esa manera es imposible que las empresas (sobre todo medianas y pequeñas) creen puestos de trabajo. Sólo se consigue que ganen más las muy grandes que tienen demanda cautiva gracias a su poder sobre el mercado, que es lo que se trata de salvar.

En definitiva, el Fondo Monetario miente cuando presenta sus propuestas para la economía española porque no dice lo que de verdad pretende; oculta los efectos reales que tendrán las políticas que propone; y, para colmo, no permite el debate social sobre ellas sino que se limita a imponerlas porque su incompetencia le impide argumentarlas científica y rigurosamente.

Fuente: Rebelion


2 Responses to “Las propuestas miserables del Fondo Monetario Internacional”


  1. 1 Titi
    30 mayo 2010 a las 2:58 PM

    Muy bueno como siempre.
    Aca le dejo un video muy bueno

    http://archivodocumental.wordpress.com/2009/04/14/la-historia-de-las-cosas/

  2. 2 Ekon No mía
    30 mayo 2010 a las 11:47 PM

    Un buen artículo. Sólo se le puede achacar que analiza el problema desde una posición claramente marcada por el anticapitalismo. Y no es que me parezca mal, sino que creo que el momento actual no demuestra que el capitalismo sea el problema, sino que el librecambismo salvaje generalizado a los mercados financieros sólo tiene un perdedor: las grandes masas sociales.

    Coincido plenamente en que las políticas neoliberales (eufemismo que se utiliza actualmente para definir el mercantilismo capitalista puro y duro) siempre van encaminadas hacia el mismo objetivo: Dar más oportunidades de ganar a quien más tiene. Pero mantengo la opinión de que es posible una economía de libre intercambio basada en criterios diferentes al clásico de la maximización de beneficios. Mantener el estado del bienestar al estilo europeo es posible, aún en tiempos de crisis) siempre que se haya sabido manejar los tiempos de bonanza. Lo que no es posible es que los gobiernos occidentales caigan en el keynesianismo en tiempos de crisis, sin haberlo previamente durante los tiempos de crecimiento.

    Frenar el gasto público en evitación de déficit no es más que evitar políticas expansivas de la oferta monetaria que dan lugar a situaciones no deseadas de inflación. Pero ¿por qué no son deseadas estas situaciones? Porque el gran productor experimenta costes crecientes que deprecian sus stocks de productos terminados y que no le permiten obtener tanto beneficio como había calculado inicialmente. Además, la forma tradicional de financiar el estado del bienestar es a través de políticas tributarias de carácter progresivo que tan poco gustan a los defensores del mercado a ultranza.

    Sin embargo, cuando el objetivo prioritario de los productores deja de ser el beneficio, pueden darse otro tipo de situaciones. Una estructura de producción en la que existen pequeños y medianos fabricantes que se plantean su actividad para asegurar el suministro de un determinado bien a un coste razonable o cuya finalidad es mantener ocupados (con trabajo) a un número determinado de personas, por poner dos ejemplos, necesita el beneficio sólo para hacer frente al envejecimiento de su maquinaria y para consolidar la actividad de cara al futuro. Bajo estas premisas diferentes, el capitalismo ya no es despiadado, sino que el mercado pasa a ser un lugar de intercambio desde donde pueden financiarse las renovaciones de los medios de producción presentes en la estructura industrial, desde donde pueden financiarse los servicios (sanidad, educación, seguridad, defensa, comunicaciones, etc.) y desde puede garantizarse una protección social adecuada a los desfavorecidos.

    El problema surge cuando se pretende generar también un beneficio financiero. El sector financiero necesita del beneficio salvaje porque lo que vende es dinero. Cuanto mayor sea la cantidad que consiga tener, mayor es su capacidad de generar volumen de negocio y, en consecuencia, beneficios. Ésta es la causa de que este sector, que controla gran parte de la decisión económica al atesorar el medio de intercambio del resto de los sectores (el dinero) pretenda imponer un tablero de juego en que las reglas sean los más adecuadas para sus intereses: regulaciones laxas, libertad de movimientos de capitales a través de las fronteras, etc. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial no son organismos independientes, sino que son las herramientas que el sector financiero global utiliza para manejar las reglas del juego y disponer a su gusto el tablero. Por esto es precisamente que sus propuestas siempre jugarán a favor de quienes los manejan.

    Si algo ha quedado claro durante el parón económico global que padecemos en este momento es que lo único que ha evitado el desastre total ha sido la existencia de regulaciones estrictas en muchos mercados financieros. España habría sido totalmente devastada por esta crisis si no hubiera existida la estricta regulación que el Banco de España estableció en tiempos de Mariano Rubio. No olvidemos que el colapso financiero ha sido de mucha mayor magnitud que el causante del crack de 1929. Y se ha dado lugar a este colapso porque los mercados menos estrictos han permitido el crecimiento de una burbuja cuya superficie estaba forrada de dinero, pero cuyo interior estaba totalmente vacío. No se ha producido una contracción del crédito, sino que los prestamistas se han dado cuenta de repente de que no tenían nada que prestar: sus activos no valían realmente lo que ellos pensaban y necesitaban mantener el líquido efectivo para sí mismos si no querían caer en un pozo sin salida.

    Hemos vosto lo que esta situación ha generado: el resto de sectores económicos han sido destrozados por la falta de liquidez y se han vivido situaciones cuyos síntomas eran alarmantes: políticas de gasto público muy expansivas (falsamente keynesianas) acompañadas de deflación o de tasas ínfimas de inflación. Claramente se ha tratado de una parálisis completa de un sistema basado en la inudación del mercado, en la superproducción, en la cuota de mercado como objetivo irrenunciable y en el librecambio financiero salvaje. Sólo espero que los tiempos vinientes (herederos de los años treinta) no nos traigan una nueva “New Deal” (valga la redundancia por su evidente necesidad) basada en más mercado salvaje y, como entonces, en el revulsivo del gasto militar. A ver si de una vez, aprendemos algo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


No quieres ver la realidad en la que nos encontramos? Cobarde!, Gallina!, Capitán de la sardina!
mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

  • 283,039 visitas
Web Analytics

A %d blogueros les gusta esto: